EL CARRIZAL

                                           Capítulo 8
EL CARRIZAL… Entre Morro de Goss y el Rio Chinchilla. Una reflexión ecológica.
En recuerdo A Vicente Blasco Ibañez “Los Ecologistas “Egoístas.”
Cuentan que ya en el siglo XX, en la zona Norte de Oropesa existían, unas láminas de pequeñas lagunas y zonas cubiertas de vegetación bravía, donde un pequeño apéndice de regato o riachuelo fluía y sus aguas iban a dar al mar.

La cantidad de flora y fauna era esplendida, proliferaban galápagos, culebrillas, peces, ranas y demás batracios. En sus orillas libélulas, mariposas y pajarillos hacían que una parte de la Naturaleza estuviera radiante con sus inquilinos. El Carrizal o Cañaveral, junto a las zonas de agua era también lugar de ánades, garcillas y otras aves anidaban año tras años. No muy lejos a unos metros el Rio Chichilla sentía el placer de servir también de lugar hermoso a la zona del Carrizal.
No se sabe muy bien si Los unos o Los otros, nunca tuvieron conciencia de que la Naturaleza había que cuidarla, ya que poco a poco sin sentirla el Carrizal o Cañaveral fue como la “Serpiente Sancha” del cuento de Blasco Ibáñez. Se fue haciendo grande y grande, extensa y extensa y los rizomas de sus raíces estrangularon todo lo que existía a su alrededor. Los llamados ecologistas “Egoístas“ poco sabios se mostraron irredentos y no admitían nada más que eso, mantener el Carrizal. Un abuelo y su nietecillo, un día se adentraron en el Carrizal para ver alguna mariposa alguna libélula tal vez alguna ranilla y ¡Oh! Sorpresa, encontraron ruedas de coche, carros de bebe, zapatos viejos, plásticos muchos, muchos plásticos y botellas. El Abuelo miraba los árboles de alrededor y todos estaban estrangulados los almendros, ciruelos, los naranjos. Así sucedió con “Sancha “una serpiente de un Cañaveral a la que desde pequeño cuidaba un pastorcillo y cuando se fue y volvió de mayor al mismo lugar Sancha se hizo tan enorme que al darle un abrazo de cariño mató al pastorcillo por la presión de su enroque.
Ecologistas “Egoístas”, las cañas no os dejan ver lo bonito que puede ser el Carrizal si hacemos un gran parque donde vuelva a fluir el agua y se llene con sus habitantes como hace ya años existió ¿De verdad amáis la naturaleza?
Por cierto a ese parque se le retrajo una cantidad importante de metros para beneficio del Municipio; El Carrizal no tuvo más recompensa que cuando caminas paralelo a él desde el Puente del Chinchilla al paseo de Morro de Goss es deprimente ante tanta necedad insensible y tanta basura acumulada.

A %d blogueros les gusta esto: