EL CASTILLO DEL DUQUE  JOSSEP ROMERAL GARCÍA TRES DÍAS

En  capítulos anteriores se comenta que El Capitán Centella, venció al rey moro Yusuf y lo echo del Castillo. Un juglar canta su gesta, ¡Atención que esto comienza! Los que en castillo moráis, los que vivís en ciudades y así fue muy conocido en el reino de  Valencia las hazañas y victorias del gran  Capitán Centella. Llegado el momento de continuar con sus hazañas y con la idea de fundar una Ciudad  con un jardín del Edén,  ofreció al Conde Jossep Romeral García Tres Días, el Castillo de Oropesa enclavado en lo más alto del municipio. El Conde que siempre tuvo aire de grandeza, agradeció el regalo y desde allí le quería plantar cara a  Don  Frabi…cio  (que, por cierto, se odiaban) al dueño de la comarca. Su amor por la Princesa, Blanca Jazmín le tenía atolondrado soñaba que ambos unidos conseguirían derrocarlo.

 Al Castillo lo llena de estandartes, la bandera de San Jaume  y banderolas cristianas y declara la guerra a Don Fabri…cio, para en unión de su amada Dña. Blanca Jazmín hacerse con el mando del pueblo, que les reclama. Juraron “Su Compromis  a todos los Ciudadanos” Pronto embrazan los escudos, las lanzas preparan bajas y al combate se disponen ¡Al combate caballeros!  ¡Venceremos a Don Fabri…cio¡  son horas de sufrimiento, por fin, saldrán del Castillo (  8 años encerrado a la sombra de Fabri…cio) ya no le canta ni el “grillo”. Dicen que en esas almenas, sólo hay piedras y ortigas y de tanta sopa que toma, le suele doler la barriga y él quiere ir a la playa y comer sardinas fritas…Pero volvamos al amor, entre Dña. Blanca Jazmín y El Conde Romeral García Tres días. Era bonito su amor, todo fueron, arrumacos, Dña. Blanca se dejaba y Jossep se encandilaba… se querían tanto y en esas noches de estrellas, en lo alto del tenderete, se oía decir a una-¡Son como dos chiquillos! y miraban a la Luna, él le dijo la quería y ella le dio una flor marchita del Castillo, no había más que hierbajos  ni una mísera lagartija, sólo algún que otro grajo, que se hacía caca en los estandartes, para jolgorio de Don Fabri…cio que en sonoras carcajadas llenaba toda  la comarca. ¡Tanto se querían¡ que la Bruja loca equivocándose un día les dio un brebaje y les  echó ”mal de ojo” y ¡Oh! todo su amor lo convirtió en enojo.

Nunca puedes comprender entre el Conde Romeral Garcia Tres Días y Dña. Blanca Jazmín como pudieran cambiar su amor por tanto odio y se escucha en las noches donde no sale la Luna al Conde decir improperios y  blasfemar en Arameo. Esa es la historia señores.

A %d blogueros les gusta esto: