El Gobierno cambiará la ley para que las comunidades de vecinos decidan si aceptan pisos turísticos

Se modificarán la ley de arrendamientos urbanos y la de propiedad horizontal para dotar de poder a los vecinos en la decisión

La secretaria de Estado de Turismo, Isabel María Oliver, ha desvelado esta mañana que abordarán la regulación de las viviendas de uso turístico, un asunto en el que, en su opinión, el Ejecutivo de Rajoy no hizo. “El anterior gobierno dejó de ejercer su liderazgo en esta cuestión”, ha asegurado.En la presentación del informe Turismo y Economía; Análisis, medición, y horizonte, presentado por este lunes por el Consejo General de Economistas de España, Oliver ha destacado que “esta semana hay una ronda con todas las Comunidades Autónomas y con la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), además de con miembros del Ministerio de Vivienda” para ver los puntos de abordaje. La modificación de la ley de arrendamientos urbanos, de modo que se regulen los alquileres de corta duración, y un cambio en la ley de propiedad horizontal, que permita a las comunidades de vecinos decidir sobre lo que se hace en sus propiedades, están en la agenda del Gobierno, según Oliver. Unas 18 asociaciones tendrán voz para expresar su punto de vista sobre una cuestión “muy compleja jurídicamente”, ha manifestado la secretaria, al tiempo que ha reconocido que las CCAA tienen las competencias.

Precisamente las competencias de las CCAA preocupan al sector. El Consejo de Economistas de España considera en su informe que la ordenación del sector turístico está muy dispersa y hay que buscar un marco legal homogéneo y una regulación armónica. Otra de las problemáticas encaradas en el acto, que contó con la participación de diversas personalidades del sector entre las que se contaron el secretario general de la Organización Mundial del Turismo (OMT) Jaime Alberto Cabal, el catedrático de Economía Aplicada Juan Ramón Cuadrado, o el vicepresidente del lobby turísico Exceltur, José Luis Zoreda, fue la desaceleración que constatan datos como los de la última coyuntura hotelera de agosto, desvelados también este lunes.EstancamientoEl crecimiento del turismo se ha estancado, y sobre todo la demanda extranjera. Lo reconoce el Consejo General de Economistas de España, que no obstante quita hierro a este frenazo. El turismo crecerá en tono al 2% al cierre de 2018. Y será la primera vez desde la crisis que lo haga por debajo del conjunto de la economía, que está previsto que alcance el 2,7%. Pero “no deben preocuparnos estos datos más allá de unos límites razonables”, ha señalado el presidente del Consejo, Valentín Pich. Al menos si se introducen “cambios en el modelo de una actividad estratégica para el desarrollo económico de nuestro país”.”No es un mal resultado” para Zoreda, quien destaca que ahora se crece a “tasas más moderadas”, lo que era “esperable tras unos años de bonanza en los que nos recreamos en exceso sobre el valor de lo que aportaba el turismo”. Sin embargo, el turismo sigue creando empleo, aunque “en lo que llevamos de año lo hace un poco por debajo del resto de la economía”.Zoreda ha dejado claro que “sí, nos estamos desacelerando, pero no es el derrumbe del sector”. Afirma que habrá dos velocidades: las de las empresas o instituciones que se han preocupado por avanzar y la de “otros que compiten en precio y tendrán más difícil su horizonte”. La secretaria de Estado, que ha dejado claro que considera que el turismo es la “actividad económica más importante que tiene el país “, ha reconocido también la desaceleración en el sector. “Era una cuestión esperada y vamos a trabajar con la oferta turística de calidad para que sea realmente una industria sostenible y accesible, que de réditos a nuestras generaciones futuras”.Aumentan los ingresosEsto no compromete el protagonismo del turismo. Para el director del estudio, el catedrático de Economía José María Casado, “la posición del país en el turismo es bastante sólida”. “La práctica totalidad de nuestra nación queda repercutida por el turismo porque es una actividad social y económica integrada”, afirma. De hecho, explica Casado, “la cuenta satélite del turismo para la economía española”, que elabora el INE, “muestra que la aportación del valor añadido turístico sobre el conjunto de la economía está emitiendo un fuerte empuje en los sectores relacionados, como la agricultura y el transporte, por ejemplo”.Los expertos concitados por el Consejo de Economistas coinciden en que la “buena noticia”, como la califica Zoreda, es que “si siguiéramos decreciendo en la llegada de turistas pero al tiempo siguiera aumentando el ingreso por turista estaríamos en el camino correcto”. Están mejorando, afirman, los ingresos por turista, pero “aún faltan unos meses para que el sector pueda constatar esta tendencia”.La estacionalidad es el aspecto que más preocupa al director del informe. Considera que a ello se deben destinar los esfuerzos. Y sobre todo que “la estrategia principal a seguir en el turismo no puede consistir en depender de los turoperadores ni en fidelizar clientes en función de rebajar el precio”. El Consejo ve necesaria, no obstante, una colaboración público-privada para que el sector logre su objetivo de enfocarse más hacia la calidad que la cantidad, lo que redundará en una mejora de la rentabilidad. Consideran estos economistas que el Gobierno debe liderar también en temas clave como la digitalización de los destinos turísticos con una hoja de ruta, y para alcanzar una mejora y regulación de estricta de los mercados de trabajo.Oliver confirmó que esa colaboración público-privada es uno de los modos de avanzar en la transformación de los destinos turísticos para que la actividad sea sostenible. “Tenemos que gestionar el éxito”.

A %d blogueros les gusta esto: